Prepárate para vivir una aventura… ¡Estresante!

Un, dos, ¡estrés! es el juego de cartas donde los jugadores vais recibiendo cartas de diferentes tareas, y deberéis deshaceros de las mismas para que no se acumulen.

Pero, ¡no todas las tareas son iguales! Cada tarea tiene un nivel de estrés, que puede ir de 1 a 3, y contra más estrés, más difícil será de eliminar.

Además, se añadirán cartas que podrán cambiar la situación de cada jugador, obligando a coger nuevas tareas o deshacerse de ellas.

¿Preparado para comenzar?

CONTENIDO DE LA CAJA

ALGUNAS TAREAS Y COMODINES

EL DADO DE 3

INSTRUCCIONES DEL JUEGO

Finalidad del juego

¿Quién será el primer jugador en quedarse sin tareas pendientes entre sus manos, y así alcanzar su tranquilidad absoluta?

Preparación del juego

Baraja bien el mazo de cartas, y reparte 5 cartas a cada jugador. Coloca el mazo de cartas sobrantes en el centro de la mesa y boca a bajo. Cada jugador, al inicio, tendrá 5 cartas en la mano.¡Recomendamos no mostrarlas al resto de jugadores! Deja el dado especial sobre la mesa, visible para todos los jugadores.

Desarrollo del juego

Empieza a jugar su turno el jugador de menor edad. Después, sigue el turno el jugador de su derecha (siempre en sentido contrario a las agujas del reloj ). En cada turno, debes coger una carta del mazo del centro y añadirla a tus cartas de mano (tareas pendientes). A continuación, debes tirar el dado especial.

¿Qué número sale en el dado?

  • Sale un 1: tienes una bonificación de +1, podrás deshacerte de tareas de nivel de estrés 1.
  • Sale un 2: tienes una bonificación de +2, podrás deshacerte de tareas de nivel de estrés de 2 o menor.
  • Sale un 3: tienes una bonificación de +3, podrás deshacerte de tareas de nivel de estrés de 3 o menor.

Si con el resultado del dado, puedes deshacerte de una carta o más, debes dejarlas encima de la mesa, en un mazo nuevo. En este mazo de tareas realizadas, las cartas deben estar boca arriba, y no deben mezclarse con el mazo inicial de tareas por coger.

El juego permite que puedas deshacerte de varias tareas a la vez, siempre y que su suma sea igual o inferior al resultado del dado. Por ejemplo, si sacamos un 3 en el dado, podemos deshacernos de una tarea de nivel de estrés 1 + una tarea de nivel de estrés 2.

¡Te ha tocado una carta especial!

Mezcladas con las cartas de tareas pendientes, encontrarás las cartas especiales. Estás cartas puedes utilizarlas en el turno que quieras, pero debes anunciar su uso después de coger la carta del mazo central, y antes de tirar el dado.

Entre ellas, encontrarás valiosas bonificaciones adicionales para tu tirada, o verdaderos contratiempos para el resto de jugadores. ¡Trata de usarlas con cabeza! Es muy importante saber el momento en el que te pueden ayudar más.

Si se da la ocasión, puedes lanzar varias cartas especiales en el mismo turno.

¡Llamas a Yamasoto!

Entre las cartas especiales, la mejor de las mejores, es sin duda esta: puedes pedir ayuda a Yamasoto. Y podrás deshacerte de las dos tareas que quieras. ¿Increíble, no? Y lo mejor de todo, ¡sin pagar un euro!

Situaciones especiales del juego

Ningún jugador logra deshacerse de todas sus tareas pendientes y se acaban las tareas del mazo central: gana el jugador que menos nivel de estrés suma entre las cartas de su mano. Si hay empate, pues hay un empate de ganadores.

Las bonificaciones no son acumulables de un turno para otro: si en tu turno, te sobra alguna bonificación respecto al nivel de estrés eliminado, esta bonificación se pierde. Por ejemplo, si te sale un 3 en el dado, y solo puedes eliminar una tarea de nivel de estrés de 2, no acumulas la bonificación que sobra para el siguiente turno.

Fin del juego

El juego acaba cuando un jugador se queda sin tareas pendientes, o se acaban las cartas del mazo central.