Calamares de tiramisú
y otros relatos

Publicación de libro de relatos

Libro repleto de relatos largos, pequeños, y medianos, escritos hasta 2014. Publicado en Amazon, y disponible tanto en formato digital como impreso.

Fecha: 2014

Puedes comprar el libro en versión Kindle y en Tapa Blanda.


Calamares de tiramisú y otros relatos, es un libro que recoge todo tipo de relatos escritos hasta el 2014, algunos de ellos publicados previamente en el Blog de Iba yo pensandoSe trata de una recopilación muy variada, con relatos cortos, medianos, e incluso micro-relatos. Además, incluye algunos versos y curiosidades. La definición, para que nos vamos a engañar, no está clara. Pero lo importante, es que sin ningún tipo de pretensiones, intenta ofrecer una lectura amena y original para sus lectores.

Cuerpos sin vida deslizándose lentamente; otros estancados, aferrados al lugar que les robó su existencia. Paradojas de la vida. Decenas, cientos, e incluso miles de cadáveres han pasado por esta luna. Y yo, fríamente, he tenido que limpiar los despojos. Sin alma, sin remordimientos. ¿Qué otra cosa podía hacer?

Genocidio en la luna, pág. 11.

Que en esto que llega la Pepa, la mamá de Pepito, y el niño mimado deja a Pepe de lado, y ahora le toca a Pepa. Pepa, Pepa, Pepa, que nunca le quiso llamar mamá, que si tengo pupa, popó, o pipi. Que niño más edulcorado, que niño más papanatas. En eso que llega el abuelo Papito, que al niño no le echéis la culpa, que la culpa es solo vuestra;

Pé depé, pág. 71.

Aguantando un libro deteriorado en mano, camino hacia el parque, observo las madres de buen ver, y me siento en el banco más cercano. Mirada puesta en el cielo, saco una pluma caligráfica y hago como que anoto, simulo haber encontrado una inspiración entre el alboroto. Suspiro, bajo la mirada, y empiezo la lectura; pero realmente no estoy leyendo, es todo tomadura.

El poeta del pueblo, pág. 72.

Cada noche, antes de irse a dormir, Carmen limpiaba sus gafas, se levantaba apoyando sus débiles brazos, se acercaba, y contemplaba su particular museo de los recuerdos. Mirando uno a uno, dibujando minúsculas escenas, escuchaba las voces, rememoraba olores, sentía las caricias, los golpes, sonreía, dejaba deslizar pequeñas lágrimas por sus mejillas; su mente aleteaba deambulando por el pasado.

Buenas noches, pág. 13.

...

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!